ARTICULO PUBLICADO EN EL PERIÓDICO "GESTIÓN MÉDICA" EDICIÓN 413, AÑO 10: DEL 30 DE MAYO AL 05 DE JUNIO DE 2005

[Cerrar ventana]  [Imprimir]

La aplicación de células madre ha abierto un campo promisorio en el tratamiento de diversas enfermedades, entre ellas las de tipo coronario, al punto que con esta moderna terapia los trasplantes al corazón quedarían en el pasado.

A la fecha, nuestro país está tercero en Sudamérica en la aplicación de esta técnica en pacientes cardiacos, después de Argentina y Brasil, el primero con 72 casos, Brasil con un promedio de 40 a 50 casos, y Lima con dos casos por cateterismo. Actualmente en todo el mundo se han realizado unas 600 intervenciones de este tipo.

Según explicó el Dr. Jorge Tuma, cardiólogo intervencionista, la aplicación de células madre (Stem Cells) en el tratamiento de pacientes con infarto de miocardio agudo o con cardiopatía coronaria crónica, busca mejorar la insuficiencia cardiaca que se presenta progresivamente en muchos de ellos.

No obstante advertir que se trata de un procedimiento en fase experimental II, destacó que sus resultados son brillantes. "Se trata de un método simple, seguro y accesible a la población, que consiste en la autotransfusión de las propias células madre del paciente, reclutadas de la médula ósea".

Estas células madre son pluripotenciales, con capacidad de autotransformación, autorregeneración, de reparar tejidos destruidos, de restaurar la función de cualquier órgano'.

Añadió que este novedoso procedimiento terapéutico para reparar el músculo infartado utiliza células mononucleares de médula ósea por vía intracoronaria, a través del cateterismo, en pacientes con infarto de miocardio agudo (IMA) o con isquemia coronaria crónica, a los que a pesar de habérseles realizado angioplastia con colocación de stent coronario o cirugía de By Pass Aorto Coronaria, no logran recuperar la función miocárdica, la fuerza del corazón.

Es la terapia del futuro y ya está aquí. La aplicación de células madre ha abierto un campo promisorio en el tratamiento de enfermedades degenerativas. Uno de los más estudiados y que ya se realiza en el país es la aplicación de células madre (Stem Cells) en el tratamiento de pacientes con infarto de miocardio agudo o con cardiopatía coronaria crónica, buscando mejorar la insuficiencia cardiaca que se presento progresivamente en muchos de ellos.

Aunque se trata de un procedimiento que se encuentra en la fase experimental II, sus resultados son brillantes, señaló el Dr. Jorge Tuma Mubarak, cardiólogo intervencionista de las clínicas San Felipe y Maisón de Santé, quien destacó q" es un método simple, seguro y accesible a la población, que consiste en la autotransfusión de las células madre del paciente, de la médula ósea.

"Es una técnica novísima. Las células madres recién se han aislado en 1998 y su primera aplicación clínica fue en el 2002, en Alemania. Estas células madre son pluripotenciales, con capacidad de autotransformación, autorregeneración, de reparar tejidos destruidos, de restaurar (a función de cualquier órgano'. Añadió que este novedoso procedimiento terapéutico para reparar e) músculo infartado utiliza células mononucleares de médula ósea por vía intracoronaria a través del cateterismo en pacientes con infarto de miocardio, agudo (IMA) o con isquemia coronaria crónica, a bs que a pesar de habérseles realizado angioplastía con colocación de stent coronano o cirugía de By Pass Aorto Coronaria, no logran recuperar la función miocárdica, la fuerza del corazón. Es más, la sintomatología que aqueja a esos pacientes va desde la insuficiencia cardiaca, edema agudo del pulmón, congestiones, rehospitalizaciones, hasta mortalidad elevada.

Fuerza renovada

"Las células madre mejoran el área isquémica, restauran la fuerza miocárdica perdida. Si el paciente ha perdido la fuerza del corazón en un 25% a 30% por esos problemas coronarios, con el trasplante de células, al cabo de un periodo de 30 a 120 días esa fuerza llega a un 50% a 55%, que es casi normal, porque nosotros tenemos esa cifra en 65% a 70%°. El objetivo es obtener en los primeros cuatro meses post implante la recuperación total o parcial de la contractibilidad miocárdica, mejorando la perfusión en áreas isquémicas y evitando el deterioro progresivo de la función miocárdica. Al explicar el procedimiento, el Dr. Tuma subrayó que además de ser simple y sencillo no implico ninguna cuestión ética ni religiosa, porque es una autotransfusión del paciente en la que se colecta de 150 a 200 mililitros de componente sanguíneo. Cuatro horas antes de aplicar las células madres el paciente debe estar en un ambiente estéril. El hematólogo hace un aspirado de médula ósea en ambas crestas iliacas, con anestesia local mientras la persona está despierta. Se extrae la cantidad señalada que luego se envía al laboratorio de procesamiento, donde se centrifuga el componente sanguíneo y en el sobrenadanle de ese componente, que es un plasrna, se escogen las células mononucleares, las células madre.

Cateterismo

"Se tiene que devolver al paciente como mínimo 22 millones de células madre. Esto se hace mediante cateterismo cardiaco, con anestesia local, a través de la arteria o vena coronaria en la zona que el paciente requiere, con un balón de angioplastía insuflado en el territorio isquémico o infartado y a través de él se realiza la implantación de células madre".

La técnica toma de 10 a 15 minutos, el paciente es dado de alta a las 24 horas, porque el protocolo incluye hacer un dosaje de enzimas cardiacas y electrocardiogramas continuos. A las 24 horas el paciente está en su casa y retorna a sus actividades normales a las 36 horas”.

Múltiples estudios, dijo, han demostrado la factibilidad y seguridad de estas técnicas, y sugieren una mejoría importante en la función cardiaca de estos pacientes. Recientemente ha sido publicado un ensayo controlado randomizado en pacientes con IMA donde se demuestra con significancia estadística que hay mejoría en la función sistólica ventricular en pacientes que recibieron progenitores hematopoyéticos de médula ósea por vía intracoronaria, con respecto al grupo control.

Indicó que el hospital Rebagliati ha llevado a cabo dos casos, con la salvedad de que lo han hecho por cirugía, a corazón abierto, "cosa que en el mundo ya no se está empleando, o que podría quedar para casos en d cirujano deba hacer múltiples by passes. Pero la idea es que todo se resuelva por un cateterismo cardiaco".

A corazón abierto

Consultado si con el procedimiento de las células madre los trasplantes de corazón quedarían de lado, afirmó que actualmente se cuenta con tres altemativas para un paciente con cardiopatía dilatada isquémica. Una de ellas es que se someta a una cirugía a corazón abierto y le hagan una ventriculectomía, es decir un corte en el territorio necrótico, lo que representa una alta cirugía con múltiples riesgos y complicaciones. "Casi nadie se quiere someter a esa cirugía. Luego tenemos marcapasos sofisticados que se llaman resincronizadores, pero no son accesibles a la población porque su costo es de 50 mil dólares. Creo que el Incor no hace trasplantes desde hace tres años. Con el tratamiento celular se irán dejando de lado los trasplantes de corazón, que requieren de toda una logística, de múltiples cuidados, y donde el paciente debe tomar medicamentos inmunosupresores durante toda la vida para evitar e) rechazo".

Pero el uso de las células madre no se limita al corazón, y hoy por hoy el procedimiento `se está testeando para casos de Alzheimer, Parkinson, demencia senil, ataque cerebrovascular y diabetes, en diversos lugares del mundo. En Argentina se han hecho dos implantes de células madre para pacientes con diabetes mellitus, y los resultados que me acaban de pasar son que se ha visto una mejoría del 50%. Todos estamos esperando ansiosos los resultados al sexto mes". Exclusiones

En su opinión el procedimiento debe ser aprobado en los próximos uno o dos años por la FDA para ser aplicado en todo el mundo, no obstante, sostuvo que los resultados hasta la fecha 'son brillantes'. Respecto a las contraindicaciones expresó que el protocolo para someterse a este tratamiento contempla criterios de inclusión y exclusión, y en este último caso figuran los pacientes con enfermedades malignas, leucemia, linfoma y cáncer, debido a que más bien podría proliferar la enfermedad pues la célula madre se autotransforma y se convierte en el tejido que se necesita. Otro criterio de exclusión son pacientes por encima de 75 años, y los que están en diálisis por insuficiencia renal crónica. A la fecha, nuestro país está tercero en Sudamérica en la aplicación de esta técnica después de Argentina y Brasil, el primero con 72 casos, Brasil con un promedio de 40 a 50 casos, y Lima que tiene dos casos por cateterismo. Actualmente en todo el mundo se han realizado unas 600 intervenciones de este tipo. “La evolución de nuestros dos pacientes atendidos vía cateterismo cardiaco y alta a las 24 horas fue sin complicaciones, y nuestro equipo aguarda los resultados con Ecocardiografía y Medicina Nuclear a los 30 y 120 días", precisó. En cuanto a los problemas que podrían presentarse tras este procedimiento, consideró que lo primero que el paciente debe saber es que se trata de una terapia experimental, pero que no ha fallado en ninguna, además que el seguimiento es ecocardiográfico y con medicina nuclear, cuyas imágenes que no se pueden falsear y muestran una mejora evidente. No obstante, subsisten las interrogantes sobre cuántos ciclos de administración y por cuánto tiempo se puede llevar a cabo esta terapia. "El primer paciente atendido en el 2000, hasta ahora no ha necesitado volver a someterse a este procedimiento. La terapia celular es uno de los mayores avances en (a medicina moderna y esperamos que nos continúe encaminando hacia la dirección correcta, buscando siempre la longevidad y mejoría en la calidad de vida de nuestros pacientes”.